martes, 24 de enero de 2012

Hola Agustín








Se ha ido hace un rato la última visita , mi mujer se ha despedido para recoger a los niños ,he colgado el teléfono después de la postrera llamada y es, aquí y ahora, en la soledad de la habitación del hospital en el que me encuentro, desde el que te envío mi saludo atemporal, porque da igual que haya pasado un año como si han pasado veintiseis (que son los que hace de esta foto), para agradecerte la semilla y la ilusión que sembraste en mí para conocer cosas nuevas de nuestro Sevilla.



Cada vez que me contabas un detalle de nuestra historia que yo no conocía abrías en mi interior, sin darte cuenta, una razón más para vivir y descifrarlo.


Te quiero dar las gracias, también, por haber posibilitado la creación de un Área tan mágica que colma las ilusiones y anhelos de todo el que la conoce y la disfruta...




.




...y no sólo eso, hay algo más importante, que has sido capaz de dotarla de inteligencia, brillantez, excelencia en el trabajo y amor a la historia de un Club a través de todos ellos





El martes pasado me diste otro alegrón, tuve el placer de conocer a tu hijo y ayudarle a meter todas "tus" cosas en "tu" Área.


El miércoles, hojeando unos apuntes de tu archivo y comentándolos con Jose Manuel me contestó: ¡Hay que ver lo que estás disfrutando con esas notas!


y yo te contesto a tí, Agustín, aquí y ahora: ¡ Bien lo sabes tú!.


domingo, 8 de enero de 2012

Sevilla At.- Jaén

Voy a hablar un ratito sobre mis sensaciones del partido que esta tarde ha jugado el Sevilla Atlético en la Ciudad Deportiva contra el Jaén.

La verdad es que la cosa no ha empezado bien porque el detonante para arrancarme runbo a la carretera de Utrera ha sido el intento de compensar, en parte, lo ocurrido durante la mañana.

...y eso es un error. Al Sevilla At. hay que ir a disfrutarlo por sí mismo. Así empecé a hacerlo en la época de Gervasio, Boro, Codesal, Chico, Grande,etc. ; continué con Moises, Francisco, etc. y así sucesivamente. Pero hoy al tener un horario diferente y practicamente a continuación de lo de esta mañana, me he visto un poco condicionado.

Bueno, yo no quiero hacer una crónica, en realidad lo que voy a hacer es poneros los videos de unas cuantas jugadas y contaros las 3 ó 4 cosas que he visto.

La primera parte ha sido plana. El Sevilla At asumiendo ese falso papel de equipo que juega en casa que domina la posesión del balón pero no llega a ningún sitio.

Recuerdo dos tiros a puerta del debutante Menudo y otro en una ocasión muy clara, propiciada por un fallo clamoroso de un defensa del Jaén, de Hiroshi que neutralizó el portero.

Destacar la actuación de Menudo que pese a debutar con este equipo ha demostrado una gran personalidad de cara al equipo y me ha gustado mucho la facilidad y naturalidad con que se desenvuelve en la línea atacante.

Del Jaén, nada reseñable.

En la segunda parte, nos meten un gol tras el saque de un córner que la salida del portero no resuelve y ocurre lo que le pasa al Sevilla cuando falla atrás: GOL.

Al menos, esta tarde he visto un gol propio de 2ªB pero encacajado por un equipo de 2ªB.

A continuación nos expulsan a un jugador y aún faltaría una media hora de juego.

A partir de aquí es cuando el equipo se ha echado para adelante con decisión, ganas y personalidad (quiero decir con esto que cualquiera se ha podido dar cuenta de que la intención del Sevilla At., con mayor o menor acierto y con más o menos oposición del contrario, era la de meter gol) y nos ha regalado unos minutos ilusionantes.






video








video




video




video




video




video




video




video



El resultado final, 1-1. No mereció más el Jaén pero tal como se desarrolló todo, mejor que demos las gracias.



viernes, 6 de enero de 2012

A través de las nubes y del espacio

Ya no se divisaban las personas que, congregadas en el aeródromo de Friedrichshafen, a orillas del lago Constanza, despedían a los intrépidos aviadores.



Ya el rumor de los postreros saludos se desvanecían. Y atrás, o mejor dicho, abajo, quedaban los ecos sonoros, los acordes patrióticos y vibrantes de las bandas de música que amenizaban el acto inenarrable...




El Z R-3 se levantaba majestuoso en el espacio y desapareció entre la densa niebla. Hundiéndose en ella como un inmenso proyectil en una muralla ciclópea




Eran las 6 horas, 35 minutos de la mañana del 12 de Octubre de 1924... cuando 31 hombres remontaban su vuelo hacia América.



La inmensa mole del Z R-3, de tan liviano peso que se sostiene en el aire como si fuera de una materia difusa que con él se penetrara como la luz, fue adjudicada a los Estados Unidos por la Comisión de Reparaciones para ser utilizado exclusivamente para fines científicos o comerciales.



El gobierno alemán hizo construir el Z R-3 en los astilleros navales de Friedrichshafen, bajo la dirección del ingeniero Hugo Eckener, que sería luego quien habría de pilotar este buque fantasma de los aires...





Ocho mil cien kilómetros, o sea, 5006 millas recorrió, con un viento desfavorable, el gigantesco Zeppelin en 78 horas, alcanzando una velocidad media de 65 millas por hora... a través de densísimas nieblas, sobre las cuales el Z R-3 había de remontarse hasta descubrir otro mundo de espacios y luces, aventurándose a velocidades de hasta 60, 70 y 90 Km/h entre tormentas que rugían con un fragor imponente; sintiendo en su enorme masa, cual si fuera pluma liviana, las corrientes de aire cuyos remolinos envolvían a la nave audaz que, como una exhalación, cruzó sobre Basilea, se meció en un vivo foxtrot, como jocosamente dice en su diario de navegación el piloto Hugo Eckener, al pasar sobre las montañas de Francia, sobre las virgilianas tierras de Borgoña, hallándose en la costa norte de España recibe el saludo inesperado de una brisa sur, que habría de trocarse minutos más tarde en ráfaga violenta que balanceaba de un modo extraordinario la nave.


El panorama encantado de la costa bañada por una luna mágica sugestionaba a los tripulantes del Z R-3...

de madrugada un vapor cruzó la ruta; era un buque inglés, que procedente de Nueva York, iba a Said, y con el cual el Z R-3 "charló" un rato- un cuarto de hora- por radiotelegrafía.


Estaba a 100 kilómetros de la Azores, el Zeppelín.



Comenzábase a ahorrar Nafta. Hasta entonces, dice Eckener en su diario, la travesía era una "aventura inocente". Pasó la nave aérea sobre Fayal.


Empezaba la audaz azaña, la aventura que dejaría de ser inocente.


El tiempo se mantenía, ahora despejado. El Z R-3 volaba ahora a 70 Km por hora.El calor era excesivo.



¿ Qué se hace entre tanto en la aeronave?

El Sr. Hans Von Schiller, uno de los oficiales de navegación del Z R-3 ha facilitado al rotativo de Buenos Aires "La Nación", copia del diario de viaje. Este diario, por cierto, encerrado en una bolsa de caucho atada a un paracaídas de seda, fue arrojado desde el dirigible, cerca de la estatua de la libertad en el puerto de Nueva York y cayó a unos 50 metros de distancia dela lancha que se hallaba allí esperando el mensaje. ¿Qué se hace entre tanto en la nave?. He aqií lo que dice el diario:


"comemos bien y abundantemente; caldo, jamón con salsa borgoñona, guisantes y pudin.Todos elogian el arte de nuestro cocinero, a quién ayuda, en sus ratos de ocio el radiotelegrafista Ladwig... El fonógrafo reproduce aires de baile y alegres marchas...".







1.400 metros atraviesan sobre la isla Terceira... queda atrás Fayal. La isla Flores es el último punto del viejo continente que se divisa...el oficial Schiller anota en su diario "Hace un calor terrible. Estoy sentado en mi camarote, en pijama, escribiendo a máquina...",




Ya se divisan las costas de Terranova. Una sábana de brumas se tiende bajo la nave, audaz...

Cambia el tiempo. Hace frío. El huracán bambolea ferozmente el dirigible. Una franja que brilla: es Halifaz, que desaparece subitamente...,rumbo a Boston: desde la aeronave se percibe el ruido de las sirenas de las fábricas de la gran ciudad industrial... ¡ Nueva York!. La estatua de la libertad iluminando al mundo... y siendo testigo de la hazaña inenarrable.










El Z R-3, en un poster esfuezo de cíclope, jadea, se levanta sobre el rumor jubiloso de Nueva York que le aclama frenético, atraviesa la ciudad sobre la que da varias vueltas gráciles.




Majestuosamente va a descansar de la aventura y de la epopeya en el Hangar de La Kanurst... eran las 9 horas 16 minutos de la mañana del 15 de Octubre de 1.924...





Acababa de cumplir el Sevilla F.C., el día anterior, 19 añitos oficiales y 34 años de vida "sportiva".

A 8.000 kilómetros, a través de los espacios y de las nubes, a 78 horas, quedaba el poético lago de Constanza... Un ágil vuelo había salvado las distancias y el tiempo...




*Nota:
Las tres últimas fotos corresponden a la Fototeca Municipal de Sevilla:


-El Graf Zeppelin sobrevolando el sector Sur de la Exposición Iberoamericana en 1930.


-Cabina del Graf Zeppelin durante un amarre el 12-7-1933. El 15 de Noviembre de 1932, el Ayuntamiento, de manos de su alcalde Gonzalez y Fernández de La Bandera y el Dr. Eckener, representante de Zeppelin,firman un acuerdo por el que se establecía el derecho exclusivo de Sevilla como estación para punto de amarre de dirigibles del sudoeste europeo.


- Cabina del Graf Zeppelin durante un amarre, 12 de julio de 1933.



Estas dos últimas fotos corresponden a la Dehesa de tablada, lugar que ya fue escenario, 40 años atrás, de otros acontecimientos de enorma importancia.

domingo, 1 de enero de 2012

Cuento de Navidad





Fragmento del Cuento de Navidad “ el día que Jesús no quería nacer”
de Antonio García Barbeito.






Ángel
-…Y aquello…¿Qué…, qué es aquello? ¿Quiénes son esos que vienen en grupo bajando los cerros? ¡Eh!, ¿Quién anda ahí? ¡Eh vosotros!, ¿Quiénes sois? ¿De dónde venís y a qué? Pero…, ¿Cómo es posible, si vosotros no existíais, no estábais entre las figuras del Nacimiento? ¡Dios mío! ¿Quiénes son? ¿y qué querrán? ¡Pero…¿adónde vais?! ¡Eh, un momento, no os acerquéis al Portal! ¿no habéis oído lo que acabo de decirles a todos? ¡Eh, tú! ¿adónde vas? ¿Quién eres tú?











Alegoría 1:

Yo soy la Justicia.

Ángel:

¿y qué esperas?

Alegoría 1:

La noticia
Del nacimiento de Dios
Su venida beneficia
A toda la humanidad,
Pues al nacer Él, se inicia
La senda que me propicia
La igualdad.
Y están los injustos
Rompiendo a su gusto
La Equidad.
Hace falta un justo Juez
En la vida.
Número, peso y medida
Ha de traer:
Y ese Juez
Ha de nacer en Belén,
Esta noche sin tardanza.
Así ha de ser.
Él pondrá derecho el fiel
De la balanza.
Narrador:

Y el Ángel nada decía. Miraba y se sorprendía.

Ángel:

¿y tú quién eres?

Alegoría 2:

Yo soy la Paz.

Ángel:

¿y qué quieres?

Alegoría 2:

Regalar
El sentido de mi nombre
Y convertir a los hombres
A la buena voluntad.
Por eso vengo al Portal
A pedir la Navidad
Del Niño-Dios en la Tierra.
Y el Niño-Dios nacerá,
Porque Él sabe que a la Paz
Las puertas no se le cierran,
Que si no, devorará
Los trigales de la Paz
La cizaña de la guerra.

Narrador:

…y el Ángel nada decía. Miraba y se sorprendía.

Ángel:

Y tú ¿tú quién eres?

Alegoría 3:

¿Yo? Yo soy la Pobreza.
Por amor, no por condena.
Fui libre cuando aquél día
Junto a mi bolsa vacía
Sentía mi vida llena
De alegría.
Mas le falta una razón
A mi vida para ser.
Por eso vengo a Belén
A pedir que nazca Dios.
Dile tú que yo te mando.
Dile que su Nacimiento
La Pobreza está esperando.

Narrador:

…y el Ángel, nada decía. Miraba y se sorprendía.

Ángel:

¡Y tú,¿tú quién eres?!

Alegoría 4:

¡Yo soy la Fe!

Ángel:

¿Y qué quieres?

Alegoría 4:

¡Ver nacer al Mesías!

Ángel:

¿ y no eras tú quien decía
que creería sin ver?

Alegoría 4:

Y así es,
Pero me estoy acabando.
Necesito ir renovando
Mi firmeza.
Y la fuerza
De mi luz
Y de mi Conocimiento
Sólo la da el Nacimiento
De Jesús.
¡Dile que nazca a ese Bien!
¡Dile que se de premura!
¡…Que se está poniendo oscura
la claridad de la Fe!

Narrador:

…Y el Ángel, nada decía; miraba y se sorprendía.

Ángel:

Y tú, ¿tú quién eres?

Alegoría 5:

¿Qué quién soy yo?
Yo soy la Libertad,
Y necesito un camino
Por el que poder andar.
Y si Él no nace,
Vendrán
Las rejas y las cadenas
De la pena;
Nos llevarán al castigo
Y cerrarán con cerrojos
Los postigos de la mente.
Y a su antojo
Irán cegando los ojos
Inocentes.
¡Dile que venga conmigo,
que necesito pensar,
que necesito luchar,
que necesito creer
y poder
alcanzar
las ramas de la Verdad
en su arbolillo del bien!
¡Dile que venga al Portal,
que el mundo lo necesita!
¡Dile que tiene una cita
con la Libertad!

Narrador:

…Y el Ángel, nada decía, miraba y se sorprendía

Ángel:

Y tú, ¿Quién eres?

Alegoría 6:

¿Qué quién soy yo?
Yo soy la Esperanza.
La virtud que no se cansa
De esperar.
No temo a la lontananza.
Yo se que todo se alcanza,
Que todo habrá de llegar.
Por eso vengo al Portal
Sin dolerme la tardanza,
Que esperar en esperanza
Es gozar lo que aún no está.
Pero dile tú que sueño
Su pequeño
Despertar,
Dile que estoy esperando,
Celebrando
Su venida
A la Vida.
…Mas si no quiere nacer,
porque está cumpliendo fiel
del cielo alguna ordenanza,
coméntale mi añoranza
y dile que esperaré
hasta que lo quiera Él.
¡Por algo soy la Esperanza!.

Narrador:

…Y el Ángel nada decía. Miraba y se sorprendía.

Ángel:

¡Y tú, tú, ése, el último.¿Tú quién eres?!

Alegoría 7:

¿Yo? ¿Qué quién soy yo?
¡Yo soy el Amor!
La amistad,
La ternura.
Sin mi.
El mundo es mala locura,
Aventura de mal fin.
Yo soy bálsamo en la herida,
Y soy brazo
Donde se apoya el fracaso
Y se ayuda la caída.
¡Soy el lazo de la vida!
Yo soy el eje del mundo,
Su motor.
La comprensión,
La amabilidad.
Y la luz.
Eso que, sin ser salud,
Es vida en la enfermedad.
¡Soy el Amor!
Y soy la misericordia:
Refugio en el perseguido,
Y soy pan en el hambriento,
y soy agua en el sediento,
y en el desnudo, vestido.
Alegría en el anciano;
Soy lo divino y humano.
En mi nombre
Van los hombres
De la mano
En armonía.
¡Soy la risa, la alegría,
la razón que cada día
nos motiva el caminar!
Soy la sombra que al final
Del camino siempre espero
Para hacerlo llevadero.
Y soy más:
Soy el cariño
Que acompaña a la paciencia.
Y la inocencia,
Y la imprudencia
De los niños
Y soy luego,
Entre el hombre y la mujer,
Ese que dicen que es ciego,
Aunque sea el que más ve.
Y soy fuego,
Soy candela
Siempre ardiendo en centinela
De la voluntad mejor.
¡Soy el Amor!
Y estoy en la pena
Ajena,
Y abrazo conmigo
Al enemigo.
Y en toda necesidad,
Yo soy la caridad
Con el hermano.
Caridad siempre dispuesta
A pedir con esta mano
Lo que iré dando con esta.
¡Soy el Amor!
Y hagan lo que hagan los hombres,
Si no se hace en mi nombre,
No tendrá ningún valor.
Pero, fíjate, que yo,
Siendo el Amor,
Como soy,
No seré nada, si hoy
No naciera mi razón.
¡Vete, Ángel, dile a Dios
que venga a la Nochebuena,
que sí merece la pena…
que se lo pide el Amor…!

Narrador:

Pero el Ángel no decía. Miraba y se sorprendía… Y al tiempo se asombraba de una música que empezó a sonar y de un murmullo creciente. ¡Desobedeciéndolo, todas las figuras habían vuelto!






Ángel:

…Pero…¿Qué pasa, qué ocurre?
¿Adónde van los gañanes y esos bueyes?
¿Por qué cantan los pastores
y han vuelto a montar los Reyes?
¿ A qué bajan los luceros
desde el cielo con tal brío?
¿Y a qué la flor del romero
abre su azul bajo el frío?
¿Por qué corres lavandera?
¿A dónde vas, costurera,
abandonando el bordado?
¿Qué has visto desde el collado,
posadera?
¿Por qué saltas leñador?
¿Qué pregonas vendedor?
¿A dónde vais…, si Dios
no vendrá a la madrugada?

Narrador:

…Y cuando el Ángel pensaba
decir otra vez que no,
algo le dijo la Luna
que… miró para la cuna
y…¡estaba naciendo Dios!.